“No es tema de Kekén”

El director general de Grupo Porcícola Mexicano (Kekén), Claudio Freixes Catalán, rompió el silencio en torno al caso de la granja de Homún y dijo que cuando conozca la sentencia federal definitiva analizará si mantiene el contrato de aparcería que firmaron con los dueños de esas instalaciones porcícolas.

El médico veterinario se mantuvo callado en torno al conflicto que generó la construcción e intento de operación de la granja de Homún que originó protestas, plantones, clausura de cenotes turísticos y finalmente la clausura y desalojo de cerditos de engorda, como publicamos.

Este conflicto surgió hace más de un año, pero llegó a su etapa más difícil en septiembre, luego de que integrantes de la comunidad, tras interponer diversos amparos contra el uso de suelo otorgado a la granja sin consultar al cabildo del municipio y contra la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del proyecto, y enojados por la falta de actuación de las autoridades, decidieron clausurar simbólicamente el lugar para proteger los cuerpos de agua “custodiados” por la agrupación Ka’anan Ts’onot.

Dijo que Kekén firmó un contrato con los propietarios de la granja porque en ese momento mostraron los permisos y autorizaciones de las diversas autoridades. Por ello llenaron la granja con cerditos porque contaban con todos los permisos de operación, pero cuando fueron revocados por el Poder Judicial, Kekén retiró todos los animales.

Freixes Catalán afirmó que Kekén pone especial atención y cuidado en todas las localidades donde tienen granjas para cumplir rigurosamente la ley, incluso se exceden porque trabajan con los más altos estándares de control sanitario, tanto de los animales como de las excretas que se generan.