Muere al caer del campanario de su universidad; habría intentado tomar foto para Instagram

Tristemente, la obsesión por conseguir las mejores postales para adornar las cuentas de Instagram se ha convertido en una preocupante práctica que ya ha cobrado muchas vidas, pero ni así los amantes de las selfies han dejado de hacerlo. 

El caso más reciente en esta trágica lista se añadió la madrugada del domingo cuando la joven  Sydney Monfries, de 22 años, murió al caer del Campanario de la Universidad de Fordham, lugar en donde cursaba el último año de la carrera de periodismo. 

Según ha trascendido en medios locales e internacionales, Sydney y sus amigos habían acudido a cenar a un restaurante cercano aquella noche y al volver al campus decidieron ir al campanario, un ritual acostumbrado por los alumnos de último grado de la universidad ubicada en Nueva York. Cuando alrededor de las 3 a.m. el grupo de llegó al lugar, la joven sacó su teléfono para grabar una historia de Instagram que tituló “Campanario” y mostraba las estrechas escaleras por las que había que pasar para llegar a la parte más alta. 

Aunque aún no está clara la forma en que se produjo el accidente, los amigos de la joven declararon que ella “estaba ansiosa” por obtener una buena fotografía del horizonte para poder publicarla en sus redes sociales.