Gana prórroga a Brexit

En lo que parecía remoto hace unas semanas, se aprobó, 412 a 202, que la primera ministra, Theresa May, solicite a la Unión Europea (UE) una prórroga para retrasar el Brexit.

Esto tendría dos implicaciones, mismas que May reiteró tras la votación: si en la sesión del miércoles 20 de marzo se aprueba el Brexit de la conservadora, la extensión sería hasta el 30 de junio de 2019, y el Reino Unido no tendría que presentar candidatos a las elecciones europeas de mayo; si la Cámara votase en contra, la prórroga tendría que ser más larga y obligaría al Reino Unido a participar en las elecciones para el Parlamento Europeo.

Cualquiera que sea el caso, ahora los otros 27 miembros de la UE deberán aceptar, de forma unánime, el darle o no la prórroga al Reino Unido. Si un miembro votase en contra, se daría un Brexit “sin acuerdo” el 29 de marzo; aunque dicha situación es poco probable.

Otra decisión importante fue el rechazo, 334 a 85, de la moción de la parlamentaria independiente Sarah Wollaston, que hubiese obligado a la primera ministra a buscar la prórroga ante Bruselas, para después organizar un segundo referéndum con la opción de quedarse en la UE o abandonarla en “los términos determinados por el Parlamento”.