¡Es hora de comer Pib!

 

México es uno de los países más ricos en tradiciones. Y afortunadamente, esto incluye el tradicional “pib”, un rico platillo  yucateco que se prepara en estas épocas del año con el fin de colocarlo en los altares y entregarlo como ofrenda a los difuntos. 

Su nombre es maya y hace referencia al “pollo enterrado”, método tradicional de cocción que consiste en hacer un hueco en la tierra en el que se colocan piedras y maderas al fondo. Éstas al calentarse cuecen el “pib” cubierto con hojas de plátano y tierra.

Luego de dos horas se desentierra ya cocido y se coloca en el altar. Solo después de los rezos y de que los difuntos hayan disfrutado su esencia y olor, los familiares vivientes lo pueden comer. Este ritual de preparación aún continúa realizándose en los pueblos, el sabor del pib enterrado es único.

La preparación de los pibes en los hogares yucatecos son motivo de reunión familiar en el que todos participan, ya sea en la cocina, en las compras o en la colocación del altar. 

Esta tradicional receta es muy deliciosa, por lo que no debes quedarte sin probarla este Día de Muertos.