Cancún tendrá el mejor complejo de seguridad en el país: Capella Ibarra

Alberto Capella Ibarra, secretario estatal de Seguridad Pública, afirmó hoy que, a partir de septiembre u octubre del próximo años, Quintana Roo tendrá “el mejor complejo de seguridad en el país”.

El C-5, que se levanta en un predio de 150 metros de frente y poco más de cinco hectáreas frente a la Central de Abastos de Cancún, luego de que se desechó su sede original –el Auditorio del Bienestar– permitirá confirmar que la tecnología aplicada en la seguridad pública es determinante “para ser eficaz, evitar impunidad y tener la capacidad de reaccionar cuando se dan hechos delictivos.”

El complejo alojará a todas las áreas implicadas en la seguridad pública, emergencias y protección civil, al igual que el sistema de videovigilancia, desde donde se podrá monitorear la red de cámaras que en cada punto de vigilancia contará con cuatro equipos: uno que girará 360 grados y tres fijos.

El primer grupo de cámaras llegará en unas semanas, antes de que se termine el año. Algunas estarán se conectarán temporalmente al C-4 y después todo el mecanismo se pasará al complejo del C-5.

Recuperaremos con hechos y no con demagogia la tranquilidad en el Estado. Mantenemos la esperanza y expectativa de que en breve daremos los resultados que exigen los quintanarroenses, subrayó.

En cuanto a los avances con el Mando Único, explicó que se trata de consolidar una estrategia única para todo el Estado, con una visión operativa de profesionalización, participación, con salarios y prestaciones sociales para todos los policías, tanto estatales como municipales activos.

En Benito Juárez empezamos con el pie derecho, ahí hay una gran complejidad en términos de violencia que, lamentablemente, han sido la nota en los últimos tiempos y era necesario hacer una cirugía mayor con determinación y contundencia. Tuvimos avances con el apoyo del Gobierno Federal por medio de la Semar, de Sedena y la Policía Federal.

De hecho, refirió que en sus primeros 30 días en el cago disminuyeron los delitos de alto impacto, gracias a que se aplicaron cambios y se apretaron “tuercas” porque la ciudadanía exige inmediatez, resultados en forma inmediata.

Capella Ibarra subrayó que su tarea no es fácil, sino compleja, y lamentó la “perversidad y  mal manejo de información de personas que aprovechan la libertad en redes sociales”. Nunca he dicho que la situación en el Estado es tranquila, por el contrario. Nuestro esfuerzo para recuperar la tranquilidad es constante, no es autónomo, exclusivo de SESP, sino que  cuenta con la colaboración de la Sedena, Marina, PF y PGR, que están alineadas en esta misma visión y este esfuerzo que encabeza el gobernador Carlos Joaquín González, añadió.

Nuestro proceso responde a una visión de largo plazo, necesitamos constituir y consolidar instituciones que garanticen el esfuerzo a los quintanarroenses seguridad en los próximos años, subrayó.

Al abundar sobre los avances del Mando Único, comentó que se trabaja en coordinación y con la voluntad política del gobierno de los municipios. En el caso de Benito Juárez, la presidenta municipal, María Elena Lizama Espinoza, adquirió en arrendamiento vehículos para el patrullaje.

El arrendamiento es lo correcto, porque, lamentablemente, ante la ausencia de control del personal, esas unidades, en vez de tener una vida útil de tres o cuatro años, duran un año porque los elementos no les dan el uso correcto o empiezan a desaparecer piezas de los vehículos, que en un periodo corto terminan siendo inutilizables. De ahí la importancia de mantener constante control del personal para que valore este esfuerzo presupuestal que realiza el Ayuntamiento y el que en su momento hará el gobierno del Estado, expresó.

Sobre los policías detenidos en días pasados, recordó que se presentó denuncia de hechos sobre lo ocurrido, dado que la Fiscalía no actúa de manera autónoma, necesita una denuncia para emprender las acciones correspondientes por parte del Ministerio Público.

Fuimos muy claros en que, quienes violenten las normas internas y las leyes pagarán las consecuencias, sobre todo cuando nuestra responsabilidad como policías no sólo es hacer cumplir y velar por la ley, sino ser predicar con el ejemplo. Lo dije desde el 5 de noviembre, que esos hechos vergonzosos tendrían consecuencias y, lamentablemente para los compañeros, pero afortunadamente para el tema del combate a la inseguridad, la denuncia  sigue su cauce normal, manifestó.

Sin embargo, explicó que, al mismo tiempo, se harán valer los derechos de los policías, sin descuidar las garantías y derechos humanos y las prerrogativas que los elementos tienen dentro de la institución.