extorcion

EXTORSIONAN A TURISTAS EN HOTELES DE MÉRIDA

23/08/2013

MÉRIDA, Yucatán.- Una pareja del Distrito Federal fue víctima de una extorsión telefónica, por lo que ayer vivió más de cinco horas de angustia hasta que elementos de la Unidad Antisecuestro hallaron a la víctima resguardada en un hotel de la avenida Itzaes por 31 de la colonia García Ginerés.

Así, los agentes evitaron que las víctimas de la extorsión depositaran 300 mil pesos que pretendían los delincuentes.

En las últimas semanas se han desatado una serie llamadas a los hoteles para hacer extorsiones telefónicas a los huéspedes. Tan sólo el miércoles y jueves hubo cuatro llamadas de este tipo que no fructificaron porque las recepcionistas no las  pasaron a las habitaciones.

Incluso se ha identificado que el número telefónico pertenece al estado de Hidalgo y se ha hecho un reconocimiento de voz, por lo que los datos ya fueron proporcionados a la Policía Federal para continuar con las investigaciones.

En el caso de ayer se informó que Roberto Pineda Álvarez y su esposa Pilar Moraza Garcilazallegaron anteayer a esta ciudad por cuestiones de trabajo del primero, quien es agente de ventas, por lo que se hospedaron en el hotel “Pedro Infante” sobre la Itzaes.

Ayer, poco antes de las 10 de la mañana, recibieron una llamada en su habitación, misma que fue contestada por el marido y el interlocutor dijo ser policía federal y que lo estaba investigando por narcotráfico, por lo que le pidió que saliera a la calle para hablar con él sin que se diera cuenta la esposa.

Ya en la calle, el delincuente pidió a Pineda que le diera los datos y número telefónico de la esposa, y tras engaños le dijeron que no regresara al hotel y que esperara indicaciones, pero esto sólo fue un pretexto para que el delincuente hablara con la mujer y le dijera que su marido estaba secuestrado y que si quería verlo con vida saliera del hotel.

Luego ordenaron a la mujer que comprara un teléfono en una tienda de conveniencia, por el que luego le ordenaron que se metiera a otro hotel, por lo que decidió ingresar al “Flamboyanes”, ubicado sobre la misma avenida.

Cuando logró su cometido, el delincuente llamó a Pineda para darle la versión de que su esposa estaba secuestrada y le pidió 300 mil pesos de rescate, pero esta persona solicitó ayuda a la SSP, de modo que llegaron elementos de la Unidad Antisecuestros y Antiextorsión, quienes implementaron un operativo que permitió que alrededor de las cuatro de la tarde Pilar Moraza fuera localizada sana y salva.

Los elementos de la SSP indicaron que en el operativo de búsqueda se revisaron hoteles, plazas comerciales, terminales de autobuses y parques, ya que el marido proporcionó una fotografía de su cónyuge.

FUENTE: AGENCIAS