El PRI y su candidato no priista: Meade.

by / 0 Comments / 7 View / 11/02/2018

En su columna Ernesto Villanueva responde a la pregunta realizada por Federico Arreola hace unos días. ¿Quién es un candidato presidencial honesto? Villanueva le respondió que a su entender uno de ellos es José Antonio Meade que lo considera una persona razonablemente honesta dentro de lo que es posible en un país como México. Que debemos ser críticos; identificar y señalar el error y reconocer el acierto, para evitar caer en actitudes maniqueas donde todo es blanco o negro y no una tonalidad de grises, escribió.

Hablando de honestidad, sí caben y de manera importante las actitudes maniqueas, las medias tonalidades no. Eres honesto o no no lo eres…

Si José Antonio Meade es honesto, entonces no es un buen funcionario. No es un servidor público eficiente porque no “se dio cuenta”, “nunca supo” de los desvíos multimillonarios que se efectuaron durante este sexenio. Meade, como Secretario de Hacienda, nunca se percató de que los recursos públicos iban directo o a través de empresas fantasma a las ambiciosas manos de los integrantes del tan presumido “Nuevo PRI”. Un funcionario eficaz hubiera detectado y detenido el impune y cínico desfalco de estos exgobernadores. Pero nunca hizo nada, porque no se dio cuenta… entonces Meade no es un buen funcionario.

Si Meade es un buen funcionario, entonces no es honesto. No es honesto porque como buen funcionario, tuvo que detectar todos los desfalcos hechos por los exgobernadores. El entonces secretario miró hacia otra parte y guardó silencio. Meade, no es honesto porque como fue un eficaz Secretario de Hacienda tuvo que haber sabido de los 60 mil millones de pesos que Javier Duarte y su merecedora esposa, se robaron de Veracruz, desvíos que son calificados por la ASF como los más altos de la historia. La organización criminal creada por “Esmeralda” y “Diamante” que son los indicativos de Javier Duarte y Karime Macías, robaron con toda libertad, sin tener que entregar cuentas a nadie.

Meade Kuribreña, tuvo que tener el conocimiento de que el ahora prófugo, César Duarte, exgobernador de Chihuahua malversaba fondos. César creó cursos fantasma para desviar 250 millones de pesos. Pasó por alto los desvíos de Roberto Borge exgobernador de Quintana Roo, para campaña del PRI, que se presume fueron de 200 millones de pesos, además de los mil millones que se desviaron a la Secretaría de Finanzas y Planeación, cuando debieron ingresar a la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Quintana Roo.

Es infinita la creatividad de estos delincuentes de cuello blanco… Desvíos y más desvíos. En total, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto y durante la gestión del ahora exsecretario de Hacienda José Antonio Meade, se malversaron alrededor de 258 mil millones de pesos de los recursos públicos de acuerdo con los resultados de la Auditoría de la Federación.

Cuando Meade encabezó la Secretaría de Desarrollo Social junto a la muy conocida y cuestionada Rosario Robles, hubo desvíos por 540 millones de pesos. Millones de pesos que fueron malversados a través de tres empresas fantasma. Esos recursos, les fueron arrebatados a los que carecen de todo y fueron a dar a las manos ¿de quién? Meade siendo la cabeza de dicha secretaría ¿qué dice al respecto? ¿En dónde quedó el dinero destinado a los más pobres?

No, el precandidato del PRI a la presidencia, no es un hombre honesto, porque como buen funcionario que es, tuvo que tener conocimiento de este robo descarado de recursos. Gracias al “Nuevo PRI” al viejo PRI, México es el país más corrupto de América Latina.

José Antonio Meade Kuribreña, no es ni honesto, ni tampoco buen funcionario, lo que sí es: es un priista hasta la médula aunque sin afiliación…

Redacción: SDPnoticias.

Your Commment

Email (will not be published)