Republicanos con nuevas opiniones.

by / 0 Comments / 2 View / 18/05/2017

Nunca antes se había hablado tanto y tan temprano de someter a “impeachment” a un gobierno con tan poco tiempo  en la Casa Blanca. Y aunque la posibilidad de que el presidente Donald Trump  sea sometido a un proceso de juicio político en el Congreso está muy distante, el que la figura sea evocada como lo está siendo ahora en Washington ilustra el grado de tensión que se vive en la política estadounidense.

Muchos republicanos empiezan a revaluar su relación con un presidente con quien establecieron un vínculo de conveniencia a lo largo de 2016, con mucha dificultad -y renuencia en algunos casos- cuando quedó claro que Trump se quedaría con la nominación presidencial republicana. Aunque ninguno ha llegado a sumarse al llamado a iniciar un “impeachment” como hizo el representante por Texas Al Green la mañana del miércoles.

En las últimas dos semanas, la agenda se ha visto totalmente copada por las crisis que involucran a la Casa Blanca, iniciadas por los reportajes basados en filtraciones pero agravadas por la estrategia de contención oficial en la que los portavoces presidenciales se han visto desmentidos a las pocas horas por el propio presidente Trump.

Desde el despido del jefe del FBI, pasando por la revelación de información clasificada a representantes de un gobierno “no amigo” de EEUU y la supuesta existencia de un memo que recoge cómo el presidente sugirió suspender una investigación de una agencia federal independiente, todo se ha visto envuelto en una maraña en la que Trump ha terminado complicando las cosas con su manía de expresarse por su cuenta sin mantener la línea oficial.

La versión de que el presidente habló con el hoy despedido jefe del FBI James Comey y le sugirió dejar la investigación al exasesor de seguridad nacional Michael Flynn por sus posibles contactos con el espionaje ruso, ha golpeado la disposición de muchos republicanos a defender a un presidente de por sí impopular.

En el Congreso saben que la suerte de Trump podría terminar hundiendo al Partido Republicano y las opciones de muchos de ellos de mantener sus curules tras las elecciones de medio término de 2018.

Cambios de opinión

Los congresistas republicanos están siendo muy cuidadosos en la selección de palabras que usan para tocar el tema, pero así como hay comedimiento en aceptar la acusación contra el presidente, también se percibe tibieza en la defensa.

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, pidió “paciencia” para conocer los detalles, pero también dijo que hay gente que quiere “herir” al presidente.

Un indicativo del cambio de ánimo lo presentó el representante por Utah Jason Chafetz, quien horas después de conocerse la información del supuesto memo de Comey dijo estar preparado para pedir que se le entregue al Comité de Contraloría que preside, todos los documentos que recojan las conversaciones entre el presidente y el exdirector del FBI.

También el senador Lindsey Graham invito a que Comey expliqué “su lado de la historia” ante el Comité Judicial de la cámara alta, antes de que este miércoles lo hicieran sus colegas que lideran el Comité de Inteligencia.

Hasta ahora, solo dos republicanos han ofrecido su respaldo a la iniciativa demócrata para establecer una comisión independiente que investigue la influencia de Rusia en las elecciones presidenciales, Justin Amash, de Michigan, y Walter Jones, de Carolina del Norte.

Amash ha dicho que si se demuestra que la conversación referida en el memo del FBI sucedió de esa manera, el presidente podría verse sometido a un proceso de ‘impeachment’.

El congresista republicano por Florida, Carlos Curbelo, dijo en entrevista con CNN que el caso podría “ser algo importante, o podría no ser nada”, pero expresó que es necesario que Comey hable ante el Congreso para determinar se puede hablar o no de obstrucción de justicia.

Cuestión de salud mental

Todos los que han expresado dudas sobre lo que puede significar este nuevo episodio son legisladores que nunca han terminado de apoyar a Trump. Algunos como Curbelo o Amash han sido muy críticos de la manera como el republicanos ha tratado de gobernar.

Lo que preocupa a muchos es que si se baten en la defensa del honor del actual inquilino de la Casa Blanca, la semana próxima o dentro de pocos días, surja un elemento que agrave el escándalo o comprometa más la posición del presidente. Por ejemplo, Comey no ha dado su versión de los hechos que llevaron a su despido y de allí podrían venir nuevas revelaciones y pistas.

Para muchos de ellos no solo se trata de proteger su credibilidad ante la nación como defender sus cargos en 2018, cuando muchos tendrán que someterse a procesos de reelección en los comicios de término medio.

Como dijo Curbelo, uno de los representantes que el Partido Demócrata considera más vulnerable en el a venideras elecciones, las “controversias semanales, los escándalos semanales, son poco saludables para el país. Es una gran distracción para el país y es simplemente malo para la psique de casa estadounidense”.

Pero sin dudas los más nerviosos con este goteo de informaciones comprometedoras o al menos difíciles de explicar para la Casa Blanca, son precisamente los republicanos que están en el Congreso.

La cambiante opinión de algunos republicanos

  • “Es importante que lleguemos al fondo de esto”, representante Mark Meadows, jefe del Freedom Caucus.
  • “Si legítimamente hay algo que indique algún tipo de influencia o presión sobre Comey para hacer su trabajo, me va a desilusionar mucho”, representante Mark Walker.
  • “Si estas acusaciones son ciertas, es muy preocupante y cientamente abre una nuevo capítulo que todos nosotros deberemos considerar cuidadosamente”, representante Carlos Curbelo.
  • “Espero que el director Comey testifique ante el Congreso tan pronto como sea posible”, representante Leonard Lance.
  • “Todo esto es muy difícil porque estamos viendo una institución central, el Departamento de Justicia, y la independencia del Departamento de Justicia, presionadas”, representante Pat Meehan.
  • “El Congreso necesita ver el memo de Comey”, tuiteó el senador Jeff Flake.
  • “Las cosas están duras ahora, todos los sabemos. ¿O piensas que esto es un paseo?”, senador John McCain.

 

Redacción: Univisión.

Your Commment

Email (will not be published)